jueves, 25 de mayo de 2017

MOTIVOS PARA VIVIR, SOMOS PENSAMIENTO

Algo tan normal en cada uno de nosotros es lo que se llama vida.
Vida es lo que tenemos para poder vivir y nos acompaña a lo largo de toda nuestra vida. Si tenemos que ser claros, no somos conscientes de lo que es la vida hasta que la hemos vivido bastantes años. Hasta ese momento la hemos vivido, disfrutado, incluso la hemos perdido y malgastado.
La vida se expresa en forma de créditos denominados años. Cuantos más años tenemos, más años hemos vivido y menos nos quedan por vivir.
Nadie nos asegura la duración de nuestra vida, tan solo nosotros tenemos un par de variables como poder hacer que sea un poco más duradera o acortarla gracias a buenos o malos hábitos de vida. Tenemos incluso la potestad de poder dejar de vivir, al menos mientras somos capaces de gobernar nuestra vida.
Es cierto aquello de que se nace para morir. Dicen que los chinos incluyen en la duración de la vida del ser humano el tiempo de gestación con lo que el recién nacido tiene ya en su haber nueve meses de vida.
La muerte es parte de la vida pues sin la vida no tendría motivos para existir, o mejor dicho, dejar de ser lo que luego es. Por lo tanto, la vida es parte de la muerte, posiblemente la vida debe su existencia a su fin que es sin lugar a dudas la muerte.
Vivimos porque somos conscientes y dejamos de vivir cuando nuestro pensamiento deja de existir, aunque de ello tendremos cumplida cuenta cada uno de nosotros de como será el final. A ello quiero manifestarme y decir que somos pensamiento, que nuestra vida, experiencias y recuerdos debemos compartir para que pasen de unos a otros y de esta forma sigamos vivos. Que la muerte no es más que el olvido, el recuerdo que se perdió. Que mientras estemos en otro pensamiento seguiremos vivos y no dejaremos de existir aunque nuestra vida finalizase.
Todos tenemos un motivo para vivir, por lo tanto, también tendremos un motivo para morir. Si es que, a final de cuentas, vivir y morir son extremos que se tocan pues seguir viviendo es algo que nos lleva a la muerte, igual que dejar de vivir.
Motivos para vivir, motivos.....







miércoles, 17 de mayo de 2017

FESTIVAL OTI. JOSÉ JOSÉ, EL TRISTE

FESTIVAL OTI. JOSÉ JOSÉ, EL TRISTE

Otro festival que muchos y por la edad pueden desconocer y que tuvo una gran época, fue el de la OTI. Grandes cantantes y grandes canciones desfilarían siendo para mi, la más grande la de José José, el Principe de la canción con algo único.

FESTIVAL DE BENIDORM. JUAN CAMACHO

Benidorm fue otro lugar donde la canción tuvo una cita anual y en una de las ocasiones ganaría un joven Juan Camacho con una canción escrita por él mismo junto al inigualable Juan Pardo. No debemos olvidar que la música española tiene una increible historia de canciones y cantantes, lo malo es que ahora, entre las leyes del mercado y el desprecio por la buena música pasamos por un mal momento.

EUROVISIÓN. VOLVERÁN LAS OSCURAS GOLONDRINAS

LA HISTORIA HACE JUSTICIA, CUALQUIER TIEMPO PASADO FUE MEJOR.

Pero no pasa nada, los que amamos la música y los festivales de la canción esperamos que todo cambie a mejor. Sabemos que todo en la vida tiene baches pero todo es pasajero, incluso nosotros.
Este joven e inexperto Julio Iglesias que por aquel entonces comenzaba en la canción, dirigido en orquesta por Augusto Algueró. Pero claro, con una buena canción y letra, casi todo se perdona si la intención era buena.

lunes, 15 de mayo de 2017

LA CIUDAD DE ALBACETE YA TIENE MOLINOS DE VIENTO

Es curioso el efecto de la ciudad tomada de lejos con teleobjetivo, te acerca los edificios y lo que tras ello se encuentra a decenas de kilómetros de manera que entre los edificios parecen surgir molinos de viento.


HÉROES ANÓNIMOS DEL PEDAL. DE GRANADA HASTA ALBACETE POR CAMINOS, VUELTA A ESPAÑA.

Son del Norte de España, son de Santander y han tomado una decisión, dar la vuelta a España a lomos de sus bicicletas y en buena compañía.
En esta ocasión han sido siete aventureros que han atravesado un poco más de la piel de toro que va del reino de Granada a la capital de la Mancha, la Nueva York del llano como bien diría Azorín.
Míralos, por allí vienen terminando grandes etapas que les han llevado por Sierra Nevada, Baza, Cazorla, Riopar y otros tantos lugares.
Los siete salieron juntos y juntos terminaron los siete con nuevas experiencias y buen humor. Parece que no están cansados pero se ve que en ellos estas cosas son costumbre, son así, no te das cuenta que son del Norte?
Ya están en sus casas mirando fotos y vídeos y esperando nuevas aventuras.
No se llevan más trofeo que recuerdos imborrables de jornadas de bicicleta, naturaleza y amistad, son ciclistas de los que ya no quedan.


















GRANDES CHICOS. LOS INVENTOS

CHINCHILLA, EL BALCÓN DE LA MANCHA, ASÓMATE CON TRANQUILIDAD

Por allá a lo lejos cabalga el Caballero de la Triste figura acompañado de su fiel escudero.... ¿lo puedes ver?













jueves, 11 de mayo de 2017

HACE YA 25 AÑOS. DE ALBACETE A TARIFA EN BICICLETA DE MONTAÑA

Van pasando los años y queda el recuerdo de unos días inolvidables. Con mapas de un periódico local y lo que se nos iba ocurriendo, Chemin y el que suscribe nos encaminamos hasta Tarifa por caminos y carreterillas en una ruta que sin lugar a dudas fue única.
Salimos de Albacete, desde el bar del jefe Juan Pedro, el Arquival, luego pasamos por las Peñas, Ayna, Molinicos, seguimos a Yeste, pasamos a Cazorla, recorrimos toda la sierra y desembocamos en Jaen. De Jaen a Granada y por la carretera de la Cabra a Almuñecar de donde corresponde la primera foto, menudas pintas. De Almuñecar al Rincón de la Victoria por el barco de Chanquete, Málaga y finalmente a Tarifa, al camping de las Dunas donde pasamos unos días. A la vuelta, autobús hasta Bienservida y desde allí, otra vez en bicicleta hasta Albacete.
Con cuatro duros, sin alforjas que ni sabían lo que eran en las tiendas de bicicletas de Albacete, con un camping gas, un par de mochilas, sacos de dormir, tienda de campaña y esterillas recorrimos media España.
Si nos apetecía tomar cervezas, lo hacíamos, si queríamos echar la siesta también, comíamos lo que queríamos donde podíamos pues nos lo cocinabamos o nos invitaban.
En la cabeza sombreros de paja y en los pies las "J Jahiber", nada de GPS, sumplementación ni bicicletas de carbono, dos de acero de las buenas, sin ninguna supensión a la que echar mano.
Muchas ganas, mucha ilusión y poco dinero, así eramos por aquella época en la que salir en bicicleta era una aventura a lo desconocido.